miércoles, 21 de enero de 2009

AQUELLOS DOMINGUEROS 2ª PARTE



Cuando llegaba el otoño, nos gustaba mucho ír a Aranjuez, con sus campos de fresas....sus espárragos....todos los alrededores estaban llenos de arboleda a ambos lados del camino donde montábamos el campamento para pasar el dia.
Tambien había muchos chiringuitos cerca unos de otros, no faltaba de nada.
Había mucha gente siempre, era un sitio bastante visitado....y lo sigue siendo, pero es otro tipo de visitantes, ahora se disfruta de Aranjuez de otra manera.

En otra entrada os hablaré de Aranjuez, que es un lugar mágico para mí.
Tambien íbamos a veces en verano allí a pasarlo al río, pero cuando más nos gustaba era en Otoño, y Primavera.

Dejábamos el coche a un lado del camino. A mí me gustaba hacer casas en la tierra, hacía el salon, la habitacion, cocina y baño....y despues aparecía mi hermano con su excavadora de juguete y me la demolía, aquí ya se veía venír lo de los desalojos.
Tambien jugábamos mucho al balon prisionero, tanto niños como adultos, y nos reíamos un monton de los mayores...que hacían payasadas. La comba, cuando aprendí a saltar dubles....que ilusión me hizo, y sabeis quien me enseñó?....mi tio, jejeje.
Que bien nos lo pasábamos.

Recuerdo cuando cruzabamos el puente colgante, que atravesaba el Tajo de una orilla a otra, por la que entras directamente a los Jardines del príncipe.
Cuando íbamos cruzando, como se movía tanto, mis hermanos se ponían en el centro a balancearse con fuerza para asustarme, pero a quien conseguían asustar y cabrear era a mi madre.



Uno de esos viajes los hicimos con más familia, íbamos 4 coches, y todos llenos.
Dos cuatro latas como llamo yo a los Renault 4. Un Seat 6oo. y el nuestro.
Uno de mis tios llevó una supertienda campaña, era enorme, y tambien se llevó una cámara para grabar el momento. La pena que en esa época era dificil poder conseguír una con sonido. Estoy hablando del 1972.

Nos metimos todos en la tienda todos a la vez, menos el que nos iba a filmar claro. Parecíamos enlatados, todos pegados...hasta que el que filmaba dijo ¡¡acción!!Empezamos a salír despacio en fila, mientras mi tio grababa...muy bien todo en orden, hasta que salió mi tio el que siempre venía con nosotros. Era un hombre grande, alto y bastante fuertote, al salír se debió de enredar con la cuerda que sujetaba un lado de la tienda no sé como se apañó pero todo lo grande que era... se esparramó, y quedó tirado en el suelo cuál ballena herida.
Los que íbamos detrás íbamos cayendo encima, él siguió el juego y todos los niños nos tiramos encima de él....era como jugar encima de Gulliver.jajajaja. Las risas que nos echamos fueron lo más.
Cuando veo el vídeo...a pesar de no escuchar sus voces, lloro de la emoción de verlos a todos juntos....y de ver que muchos ya no están, incluído uno de los niños.

Son bellos recuerdos, pero que en el fondo hacen entristecerte por los que no están.
Ya me puse nostálgica, pero gracias a Dios, lo he vivído y eso es lo que cuenta de verdad....haber compartído mi infancia, junto a esta gran familia.

La vuelta a casa era un poco movida, porque al salír tanto dominguero, se tenían que colocar guardias de circulación en los sitios claves, entre ellos Navalcarnero...Aranjuez, la entrada llegando de Andalucía. Si teníamos que cruzarlo pues era un caos, nos tenían que dar paso los guardias.
Como siempre íbamos muchos en el coche, algunas veces nos teniamos que agachar los más pequeños para que los guardias no vieran tanta gente dentro.

Un dia en el centro de Aranjuez, mi padre me dijo que me agachara, ese dia íba atrás con mi madre, llegamos a la altura del guardia y nos paró. Cuando nos dió paso, mi padre fué a echar a andar pero el coche se había quedado parado. Mi padre nos miró como que ya se imaginaba el motivo, el guardia se acercó, y mi padre tuvo que bajar y acercarse a la puerta trasera donde iba yo agachadita, la que tuvo que abrír para ajustar un tapon que yo se suponía le había dado. Así que abrió la puerta y allí estaba yo agachada entre las piernas de mi madre.Jajajaja.

Explico: Ese tapon era opcional ponerlo, iba en los bajos del asiento y era para cortar la corriente del coche, la gente lo ponía para evitar robos.
Yo al moverme le debí de dar, total que al final el guardia vió todos los que íbamos en el coche....y mi padre tuvo que agachar las orejas avergonzado.

La vuelta en carretera eran las mejores...para los pequeños claro, porque los mayores terminaban hartos aunque siempre repetíamos.
En verano las carabanas eran eternas para entrar a Madrid. Los heladeros hacían su Agosto con su cajón colgado al hombro. A nosotros siempre nos caía alguno, ummmm que ricos!!. Esperábamos con ansia la vuelta, en cuanto nos metíamos en el coche...ya íbamos pensando en el helado de turno.

Llegábamos a casa con un monton de trastos, que en menos de siete dias, volveríamos a cargar en el coche....con un monton de polvo...cansados...y felices de haber disfrutado a tope de un domingo inolvidable.

Y así con el rico recuerdo de aquellos dias...termino este resumen de "aquellos domingueros"...que espero haya sido de vuestro agrado.

Me apetecía compartírlo con vosotros.

3 comentarios:

Arwen dijo...

Que bonito Yaiza..que nos adentres en tus recuerdos domingueros..yo tambien vivi algo parecido pero no me acuerdo de casi nada..gracias por compartirlo...besos

El chache dijo...

Esos domingos era el dia que yo esperaba con ansia.
Como me gustaba, y me gusta, ser un dominguero.
Ir a pasar el dia por ahi, comer fuera de casa, ver bonitos paisajes... que maravilla.
Esta entrada, que lo sepas, me ha llegado.
Un saludete

yotelocorto dijo...

Que bien que nos lleves a pasar las tardes de domingo contigo...

REGISTRO DE LA PROPIEDAD

Las obras que aquí se exponen, están registradas en el REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL de Madrid. Con el nº de asiento registral 16/2009/7813. M-010012/2009

DE DONDE VIENES?