domingo, 12 de abril de 2009

ADOLESCENCIA TRUNCADA 2ª PARTE



Aquí os dejo la segunda entrega de "Adolescencia truncada".
Para los que no la siguieron, decirles que está en la pagina anterior si quieren leerla.

Gracias.


***********************************************************************

Despues de unos meses sin querer verle por todo lo que me había hecho, volví con él, convencida de que todo sería distinto.

Cuando se acercaba mi 18 cumpleaños, mi mayoría de edad, me pidió que me fuera a vivír con él, ya habían pasado unos meses de aquel suceso, y todo había vuelto a la normalidad.... o eso creía yo.

Yo despues de hablar é insistir mucho a mis padres que nunca estuvieron de acuerdo en que me fuese de casa para vivír con él,...me fuí de todas maneras.
Mi padre me dijo que si me íba de casa que no volviera nunca más.
Mi madre la pobre no paraba que llorar, y pedirme que me quedara, que sería una desgraciada.
Pero ya no quería dar marcha atrás porque con mi padre ya no tenía apenas relación y no quise darle el gusto de quedarme.
Quería demostrarles que no llevaban razón, que estaban confundidos, y que me valía por mí misma para vivír sin ellos. Que confundída estaba.

Cogí casi todas mis cosas y me fuí, Raul me esperaba abajo con el coche, nisiquiera subió a hablar con mis padres, pues fué una despedida bastante dramática, y le pedí que mejor mantenerse al margen.
Mis hermanos ni me hablaban, apenas uno.

Me mudé con él, dispuesta a vivír con el hombre de mi vida. Que ilusa era, todo fué muy bonito durante 8 meses, nos encantaba salir los fines de semana a la montaña...a la playa.
Su familia me quería mucho, y siempre estaban pendientes de que no me faltara de nada.
Su madre, me llamaba casi a diario, y tenía pena por mí, por haber salído de mi casa de esa manera.
Era una familia muy buena, y me acogieron desde el principio como una hija más.

Pero mi vida con Raul dió un giro de 180º. A los 8 meses de empezar a convivir con él.
Habia noches que llegaba muy tarde porque había estado con alguna de sus amigas, y si yo le decia algo me decia que si no fuera tan estrecha, yo tambien podría disfrutar de los hombres, como hacían ellas.

Encontré consuelo en las drogas, y en mi amiga Berta que era mi paño de lágrimas, pobrecita cuanto le lloré, y cuanto bien me hizo.
Ella trabajaba conmígo, así que pasábamos muchas horas juntas, y sabía toda la historia como nadie.
Siempre me aconsejó que le abandonara por mi bien, pero eso jamás, no podía hacerle eso, yo sabía que en el fondo me quería mucho, y que todo lo hacía por mi bien, para hacerme madurar.

Aquí podeis ver hasta el punto que llega una mujer maltratada, cuando la hacen creer que todo lo que la pasa se lo merece, que es por su bien.

Cuando llevábamos algo mas de un año viviendo juntos, llegó una noche muy cabreado, muy enfadado, como nunca le había visto.
Yo pensé que algo le había pasado...no era él, nunca le ví tan alterado.
Pensé que lo mejor sería quitarme de enmedio y estar callada. Así que me disponía a írme a dormir, cuando se fué a la cocina, cogió la cena que le tenía preparada para él, y me la tiró.
Visto esto me asusté, y me fuí para la habitación, pensé que se le pasaría fuese lo que fuese lo que le pasaba...total conmígo no íba nada,y no tenía por qué decirme nada a mí.

Esa noche por lo visto le había salído algo mal con una de sus amantes, y al final lo pagó conmigo.
Yo ese dia no me encontraba bien, me dolia todo el cuerpo, estaba cansada, y lo unico que queria era dormir pues me levantaba a las 6 de la mañana, y ya eran mas de las 12 de la noche.

No me dió tiempo a reaccionar, me cogió del pelo, y me tiró a la cama, me tapó la boca, mientras con la otra mano me arrancaba las bragas. Olía a alcohol, raro en él porque nunca bebía.
Me sujetó fuertemente por todos lados, me dolia totalmente todo, hasta el alma me dolia, y no me podia soltar de él... me dejó todo el cuerpo magullado de moratones por todos lados. Me violó dos veces.

Se convirtió en una bestia, no era él.
Creí morir, jamás creí que me haría algo así...si yo le quería con locura, por qué me hacia esto?

Al dia siguiente no podía moverme de la cama. Él se fué temprano sin nisiquiera decirme nada.
A ver que me iba a decir despues de lo que había hecho conmigo?.
No me podia mover, moratones por todo el cuerpo...magulladuras... me mordió en el pecho. Aún a pesar de los años que han pasado desde aquello, me queda una pequeña marca.
Un recuerdo físico que me recuerda cada vez que me miro en el espejo, aquellos momentos tan salvajes que sufrí, a manos de él.

Esa mañana, intenté levantarme, pues quería salír de allí de alguna manera, pero no pude írme.
Me encontraba en una carcel, y el carcelero volvería a la noche, pero nada podía hacer.

Estaba tan dolorida que no podía andar. Tampoco podía volver con mis padres pues no podían verme así.
Hubiera salido de allí en ese momento si hubiera podido, aunque me hubiera visto sola en la calle, fué horroroso.

No pude ír a trabajar, pero tampoco pude ír al médico.
Me límité a llamar a la empresa y decirles que había tenido un accidente casero.
Estuve todo el dia metida en la cama, hasta que llegó él, esta vez temprano, yo me encerré en el baño, no podía verle, me temblaba todo el cuerpo.
No le oía, estaba todo en silencio....aunque sabía que él estaba ahí, y por eso sentía un miedo atróz, sin saber lo que pensaba hacer, sin saber lo que haría ahora conmígo exactamente.

Pasadas una media hora, me buscó por el piso. Él tambien sabía de sobra que yo estaba allí.
Desde el otro lado de la puerta, me dijo que lo sentía mucho, que me quería...y que jamás me volvería a hacer nada semejante, que era lo que más quería en su vida.
Todo seguido de lloros, y arrepentimiento, que hacían ablandar hasta el corazón más duro.

Yo no paraba de llorar sentada en el inodoro. En el fondo me daba lastima, y no sé por qué, porque la persona que realmente estaba sufriendo, y era la víctima era yo. Nadie más estaba pasando por este calvario, sólo yo.

Me pidió por favor que saliera que necesitaba abrazarme.
Lo pensé bien antes de hacerlo, y si salí, fué para que viera lo que había hecho conmígo.
Él se me quedó mirando y se echó a llorar abrazado a mí. Me pidió perdón por enésima vez, y yo le creí....le creí con toda mi alma, tonta de mí.
Pero si es verdad que jamás me puso más la mano encima.

Ahora sé que no se maltrata únicamente pegando, hay muchos tipos de maltrato, físicos....psicológicos. Raul sabía de sobra cuál era el que me hacía más daño, y era lo que llevaba haciendo tiempo. Algo que para él era un placer.
Disfrutaba con ello, pero para mí era un castigo enorme.

Esa noche recuerdo que me curó las heridas antes de acostarse, y me besó todos los rincones de mi piel donde me había dejado marcas, para mí eso fué una prueba de amor, por su parte, pero no podía olvidarme de lo que me había hecho la noche anterior.
Nos dormimos, y a la mañana siguiente, él se levantó, y lo primero que hizo, fué prepararme un desayuno y llevarmelo a la cama. Quería arreglar de alguna manera lo que había hecho.....como si eso se pudiera arreglar con un simple desayuno.

Ese dia tampoco pude ír a trabajar, ni a la academia, había terminando COU. y no quería seguir estudiando, no me veía ahí un monton de años, para despues no encontrar un puesto de trabajo referente a mi carrera, no sería la primera ni la última a la que le pasa tal cosa.
Así que como me gustaba el tema de la sanidad, y los niños me encantaban...pues me puse a estudiar auxiliar de enfermeria en pediatría, en una academia privada. Siempre soñé con ser madre algún dia.
Con los años me decanté por la Geriatría, y el mundo de las residencias.

Volviendo a mi historia, ese dia, como no pude ir a trabajar, pedí cita para mi médico y le dije que me había caído, en casa limpiando la cocina, pero solo le enseñé la parte que me interesó de moratones.
Estuve de baja dos semanas, hasta que me fuí recuperando, a base de calmantes.

Aguanté un mes más con Raul, porque no podía volver con mis padres así, y menos por la manera en la que me había ído de allí.
Raul me pedía que no le abandonara, que me necesitaba con él.
Que me haría muy felíz de ahora en adelante.
Yo ya no me creía nada de lo que me decía, ya me había echo mucho daño, y esto para mí,había superado a las otras con creces.

Ese tiempo restante que estuve con él lo pasé con miedo, aunque no me puso más la mano encima, cada vez que llegaba la hora de su llegada....me temblaba todo el cuerpo.
No podía borrar de mi mente aquella noche. Aún hoy despues de casi 26 años, la recuerdo como si hubiera sido ayer.
Aunque se encargó de pedirme perdón miles de veces, que me quería muchísimo y que jamás volvería a hacerme daño.
Hasta donde llega la adicción que tenía con él, que llegué a creerle.

Un sábado nos levantamos, se le veía contento, yo apenas tenia señales ya, y sabía que algo tenía preparado para mí, una sorpresa, ya le conocía y según le ví de contento pensé que sería un dia de los buenos.
Por la tarde me dijo que tenía una sorpresa para mí, que me pusiera guapa que me íba a llevar a un sitio especial.

Me sentí felíz, pensé que me llevaría a cenar a algun sitio bonito y despues a bailar.
Hacia tiempo que no íbamos a bailar y él sabia lo que siempre me había gustado.
Llegamos a un sitio que me pareció un poco raro, con muchas luces pero no me parecía una discoteka.

Entramos y nos sentamos.Había un escenario enfrente de nosotros, vacío.
Los camareros llevaban poca ropa la verdad, y tambien había camareras.
Pedimos de cenar,todo muy bien iluminado con música de ambiente, aunque algo no me cuadraba.
No me parecía normal que en ese sitio donde se cenaba tan bien y había tanta gente elegante....los camareros y camareras, fuesen casi desnudos.

De pronto se apagaron las luces, y la música cambió, por susurros y respiraciones entrecortadas.
Aparecieron en el escenario por arte de magia, entre humo. Cuando el humo se hubo ído, lo que allí quedó fué un hombre y una mujer, solo con un tanga.

El numerito se las traía, pues yo me sentía un poco avergonzada por lo que pensaba que podían llegar a hacer allí mismo a dos metros de mí....y que al final se dispusieron a hacerlo.
Me quise levantar y Raul me sujetó, le dije que por qué me llevaba allí cuando sabía que no me gustaba ese tipo de actuaciones.
Él me respondió que era arte, y que devería de aprender de ellos y no tener pudor por enseñar el cuerpo a los demás.

Despues del espectáculo, Raul se levantó, para hablar con el protagonista que hizo sexo en directo, le saludó como si se conociesen de tiempo. Estaban hablando algo, que no llegaba a comprender, pero después lo comprendí todo. Me miraron y me sonrieron.
Me dí cuenta de que Raul me había llevado allí con la intención de venderme a ese tío, me íba a prostituír.
De nuevo empezó a temblarme todo el cuerpo.

Salí corriendo de allí, sin saber a donde, porque era de madrugada, y no conocia la zona.
Me disponía a cruzar la calle deseando desaparecer de allí, cuando me agarraron por detrás, sin tiempo a reaccionar. Raul me agarró fuerte, y me llevó contra él. Me obligó a que entrara allí de nuevo y me dijo:
Pasa ahí y folla como tú sabes, y no hagas estupideces, que lo mío me ha costado enseñarte.

La verdad que el chico fué delicado conmigo, tenía un cuerpo espectacular, pero sólo de pensar que follaban con cualquiera me hacía vomitar, además yo no deseaba estar allí, por qué me hacía esto? ya no reaccionaba a lo que el chico me estaba haciendo, me sentía, sucia, y me sentía tan indefensa ante las injusticias que estaban cometiendo conmígo....

El muchacho se devió de apiadar de mí y me dijo que no me preocupara que si no quería, no seguiamos, me dijo de esperar media hora más y luego saldriamos...para que Raul creyera que si habíamos culminado todo.
Yo se lo agradecí con toda mi alma.
Muchos le temían a Raul, porque sabían como se las gastaba.

Cuando salimos, Raul me felicitó como el amo felicita a su perro cuando ha hecho algo bien.
No le hablé en todo el camino a casa.
Cuando llegamos a casa, cogí un estropajo, y me dí una ducha, a pique de arrancarme la piel.
Quería arrancar todo de mí, lo de esta noche, lo de cuando me violó...la tarde con las dos parejas...y el tio asqueroso baboso.
Todo lo quería borrar de mi mente, pero desgraciadamente, todo eso me seguiría martirizando toda mi vida.

Me acosté, y a la mañana siguiente, domingo, él se fué de caza con sus amigos. Solían cazar ilegalmente, caza mayor.
Apuesto a que se lo pasarían genial hablando de esto.,
Yo aproveché para coger todas mis cosas y largarme de allí.
Me fuí de allí sin mirar atrás, huí de una vida en la que no debía de haber entrado jamas.

Llamé a mi hermano y le dije que fuese a recogerme, me llevó a su casa en la que estube viviendo un mes, hasta que volví con mis padres.

Estando en casa de mi hermano, un dia llamaron a mis padres para invitarles a comer, y allí estaba yo esperandoles nerviosa, y deseando de verlos.

Mi madre se me abrazó. Las dos llorando en un eterno abrazo
Mi padre el hombre era el más duro de roer, aunque sabía que el pobre había sufrido mucho por mi culpa.

Todos habían sufrido por mi culpa, únicamente por una cabezonería de niña consentida, que me podía haber costado la vida.
Esas ganas de querer vivir experiencias nuevas, me hicieron ver que la vida no hay que ír a buscarla, sino que ella viene a buscarte a tí, cada cosa a su tiempo.

Lo mas doloroso para mí es saber todo el daño que les he hecho a mi familia, sobre todo a mis padres.
Eso jamás me lo perdonaré, y me persigue siempre, eso junto con todos estos recuerdos.

Raul se presentó un dia en casa de mi hermano, y estubo a punto de montarla pero bien, era lo que él quería, crear problemas de cualquier manera para sacarme de allí, queriendome convencer de que con quien iba a estar mejor sino era con él.


Despues de todo esto conocí a Oscar, el que ahora es mi pareja, que me ha ayudado mucho con su cariño....a él siempre le estaré agradecida por haberme ofrecido otra vida, y haberme dado la estabilidad que necesitaba, y creado una familia.

Gracias a todos por leerme.

Besos.



7 comentarios:

DIAVOLO dijo...

La historia es tan dura que hace estremecer a cualquiera. Debe ser dificilísimo superar algo así... pero afortunadamente llegó el día de poner punto y final a aquella pesadilla y reinventar el futuro.

Un beso.

Juan dijo...

Weno, una historia rara, dura, pero no acaba muy mal. Un beso.

goyo dijo...

MUY DURA TU REALIDAD, PERO MUJER , SIN ANIMOS DE RETO, PERO DEJASTES AVANZAR MUCHO AL TIO, EN SUS PROPUESTAS... NO CONOCES LOS LIMITES ?
TU TE CREES QUE ALGUIEN TE PUEDE QUERER DE ESA FORMA? Y LO QUE TE QUERIAN TUS PADRES? TUS HERMANOS? O EL SEXO TE HA CONSUMIDO EL PENSAMIENTO.
PERDON, ME FUI UN POCO,LO SIENTO.
UN BESO AMIGA

Adriana dijo...

tienes un par de premios en mi blog :)
Besos!

FAYNA dijo...

Querida Yaiza, después de leer este relato me he quedado desconcertada, la verdad es que no sé dónde está la realidad y dónde la ficción jeje. En caso de que la historia fuese cierta, me gustaría que me lo hicieses saber ya que tendría algo para tí que te pudiera interesar y dar apoyo, si es pura ficción, enhorabuena...me ha estremecido.
Todo mi cariño para tí cielo.BESOSSS

Arwen dijo...

Hola mi querida amiga, la historia es aterradora y se que es ficticia..escribes muy bien pero claro sabes que soy romanticona y estas historias me rompen el corazon...pero que sabes que me encanta leerte aunque sea triste porque por desgracia este mundo esta lleno de sinsabores pero asi es la cosa...besitosss tiernosss TQM

Yaiza dijo...

Perdonar que no halla contestado a vuestros comentarios, pero sinceramente se me pasó.
El relato, no es del todo fictício.
Se que es duro, pero no os preocupeis, estoy bien.

Gracias a todos por interesaros.

Un besito.

REGISTRO DE LA PROPIEDAD

Las obras que aquí se exponen, están registradas en el REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL de Madrid. Con el nº de asiento registral 16/2009/7813. M-010012/2009

DE DONDE VIENES?